Si tienes una página web sabrás perfectamente que el posicionamiento de una página web es importantísimo ya que a través del SEO y las búsquedas orgánicas puede llegar entre un 30% y un 40% del tráfico de tu site. Unos usuarios que pueden ser de un gran interés ya que coinciden con lo que estás ofreciendo, si has hecho un buen trabajo de SEO.

Sin embargo, no todo es bonito cuando hablamos de posicionamiento online, ya que muchas veces se vende el SEO como si fuese algo de conseguir. Desafortunadamente, hay muchos supuestos expertos digitales que no lo son.

La pregunta es: ¿cómo sé que la persona que voy a contratar es, de verdad, un experto en SEO?

A continuación te damos unas pistas de lo que deberías tener en cuenta a la hora de elegir alguien para que lleve tu posicionamiento online.

 

1) El SEO es un maratón, no un sprint.

Conseguir un posicionamiento SEO es un trabajo que necesita mucho tiempo para que los beneficios lleguen a producirse. Es imposible mejorar el SEO de la noche a la mañana, así que desconfía de quien te ofrece grandes mejoras en apenas un mes o dos. Como si se tratara de una magia negra del mundo de Harry Potter, hay trucos y malas praxis que pueden dar supuestos resultados rápidamente, pero lo cierto es que esas «malas artes» pueden ser muy contraproducentes en cuanto Google se dé cuenta. En tal caso, penalizará tu web y estará todavía peor que antes. Así que, recuerda, no hay atajos para el SEO.

 

2) El SEO necesita mucho trabajo y esfuerzo.

Conseguir un buen posicionamiento SEO implica ser un experto en el tema en el que quieres posicionarte. Y ello se demuestra con una gran cantidad de conocimientos mostrados en forma de texto. Para que te hagas una idea, los artículos de un blog deben tener por lo menos 2000 palabras y la palabra a posicionar debe aparecer al menos 20 o 30 veces. Pero siempre de forma natural. Osea, que no basta con escribir un pequeño artículo que pase fugazmente por un tema. No. Hay que desarrollar los temas en profundidad y dedicarle muchos artículos para que Google te tenga en cuenta.

 

3) ¿Y la autoridad?

Por último, hay algo que es fundamental para que Google destaque nuestra web frente a otras: autoridad. Una característica que el buscador mide en función del número de enlaces que dirigen a nuestra web. Pero no solo la cantidad, sino también la calidad de esos enlaces. 1000 enlaces de webs sin autoridad no son nada comparado con 100 enlaces de webs con mucha autoridad. Y eso, obviamente, es algo difícil de conseguir (pero no imposible).

 

En definitiva, el SEO es un trabajo a largo plazo y no existen fórmulas mágicas. Y por si fuera poco, cada cierto tiempo (seis meses, un año…) Google cambia los parámetros importantes para el SEO, por lo que constantemente hay que estar evolucionando y adaptándose.

 


Deja un comentario